MONASTERIO VIRGEN DEL MILAGRO

LA TIA MARIU BESANDO A LA MARETA

LA TIA MARIU BESANDO A LA MARETA

MONASTERIO VIRGEN DEL MILAGRO

El edificio estásit. en el centro de lapobl., y ocupa uno de los ángulos del palacio señorial, como ya se dijo, por cesión que después del año 1520 les hizo el entonces conde de aquella v., D. DiegoBenavides, reservándose por ello el patronato. La iglesia es muy reducida pues tiene unos 100 palmos escasos delong. y 34 delat.; pero es una de las mas lindas de su clase y contiene grandiosos cuadros al óleo, dePabloJuliani, que han llamado la atención de todos losviagerosintelijentes, especialmente del famoso D. VicenteLopez: junto al altar mayor, obra del famoso napolitanoAntonioAliprandi, se halla el sepulcro de D. Diego Benavides, individuo de la familia señorial, cuya losa, formada de variedad de jaspes y mármoles embutidos que describen varios dibujos por el rededor, de mucho gusto, y en la inferior la inscripción ó epitafio». (1)

MONASTERIO VIRGEN DEL MILAGRO

El convento ocupa el ala norte del Palacio Condal y forma una unidad edificada con el mismo, aunque tiene acceso propio por una puerta con arco de medio punto abierta en una de las torres. La muralla cierra por el este el recinto. El interior no puede visitarse. Hay un patio y un huerto, alrededor de los cuales se desarrollan las estancias de las monjas de clausura. Al exterior, las fachadas del convento son muros ciegos. Tampoco la fachada de la iglesia tiene portadas ni ornamentación, pero es muy interesante el interior barroco, centrado por la tabla de la Virgen del Milagro, patrona de Cocentaina, icono italo-bizantino que lloró lágrimas verdaderas en 1520. El templo tiene planta rectangular de una sola nave con bóveda de cañón con lunetos. En la mitad de la nave se abren dos capillas laterales. A los pies está el coro, cerrado con una reja a través de la cual las monjas asisten a los oficios. El presbiterio es profundo, con un interesante transparente con cupulino que ilumina el altar mayor. La nave se ilumina lateralmente por ventanas con lunetos. Destacan el zócalo de azulejos del siglo XVII, los frescos del presbiterio de J. Ribelles (1777-1779), con cenefas doradas, mármoles y elementos decorativos, y los ocho lienzos de gran formato del napolitano P. Mattei donados en 1697, alusivos a la Virgen del Milagro y a las vidas de Santa Clara y San Francisco. El camarín de la Virgen y el retablo, con decoración barroca, es obra de A. Aliprandi (1704-1705), otro artista italiano que trabajó en los Santos Juanes de Valencia. Destacan los grandes ángeles de bulto, dorados, sobre cornisas, y el escudo de los condes de Cocentaina sobre el altar. (2)

La iglesia se rodea por las edificaciones conventuales excepto en la fachada sur que da a la plaza que está orientada a mediodía. Dicha fachada corresponde al lateral de la epístola, en ella se abre la portada de la iglesia en arco de medio punto. Sobre un primer cuerpo, los contrafuertes que sostienen la cubierta de la nave se hacen externos. A la izquierda, se alza el campanario de planta cuadrada y cubierta piramidal, hueco de campanas en arco de medio punto.

mide 25 por 9 metros (15,40 si se incluyen las capillas), es de nave única y las capillas se sitúan entre los contrafuertes. A los pies tiene un coro alto, sobre arco carpanel, con gran ventana enrejada de clausura abierta a la iglesia. La nave tiene tres tramos que se señalan por pilastras que se corresponden con los contrafuertes. Debía tener cuatro capillas a cada lado, pero algunas están ocupadas: entrada principal al templo, sacristía, coro bajo y comulgatorio y alguna otra dependencia conventual. Las pilastras, con capiteles corintios, sostienen un entablamento corrido que sirve de base a la bóveda. El pavimento es de mármol blanco y un zócalo de azulejos con motivos florales rodea toda la iglesia.

El presbiterio es más estrecho que la nave; en el lienzo de cabecera, a cierta altura, está el camarín que alberga el cuadro de la Virgen del Milagro; sobre el cual, un óculo al que se sobrepone la imagen tradicional del Espíritu Santo, una paloma entre rayos y recibe por detrás la luz de la cúpula del camarín creando un efecto óptico teatral.

Relicario cristal antiguo Virgen del Milagro. Cocentaina, siglo XIX. escapulario, Mare Deu

Relicario cristal antiguo Virgen del Milagro. Cocentaina, siglo XIX. escapulario, Mare Deu

SU FIESTAS PATRONALES SON : 19  DE  ABRIL según como caiga en el calendario

virgen del milagro la mareta de cocentaina

LA INTERPRETACION DEL HIMNO DE FIESTAS DIRIGIDO POR CRISTINA SELLES RICHART

La interpretación del Himno ha puesto en pie de fiesta a Cocentaina. A las siete y media, y desde la parte alta del Passeig del Comtat, comenzó el desfile de bandas en el que han participado todas las formaciones musicales que acompañan a las 15 filaes. El punto final fue la plaza del Pla donde una multitud esperaba ansiosa el inicio de la trilogía. Desde uno de los balcones del Palau Comtal la presidenta de la Junta, Pepa Prats, saludó a todos e hizo entrega de la batuta a Cristina Sellés Richart, segunda mujer en la historia encargada de dirigir el himno. También el alcalde, Rafael Briet, saludó a los contestanos antes del arranque oficial de las que son sus últimas fiestas como primer edil. Y el sábado, por la tarde, las Entradas. Cocentaina está en Fiestas.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

LA PRIMERA DIANA   ALGUNAS  FOTOS DE LAS 15

Una Uno de los actas más emotivos de las Fiestas de Moros y Cristianos de Cocentaina es sin duda la Primera Diana. Un día después d’interpretar l’himne y celebrar la Noche de l’Olla, los festeros han madrugado por acudir En La Plaza de la Villa y poder presenciar en primer lugar l’oració de l’Angelus y la izada de banderas por parte de los cuatros cargos y después participar en la Diana.emotiva Diana abre la fiesta del sábado a Cocentaina

 

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

ENTRADA DE MOROS I CRISTIANOS

ALGUNAS FOTOS

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

bereberes en sus 75 años

bereberes en sus 75 años

 

 

 

 

 

virgen del milagro la mareta de cocentaina

MONASTERIO VIRGEN DEL MILAGRO

ORIGENE:MONASTERIO

edificio está sit. en el centro de la pobl., y ocupa uno de los ángulos del palacio señorial, como ya se dijo, por cesion que despues del año 1520 les hizo el entonces conde de aquella v., D. Diego Benavides, reservándose por ello el patronato. La iglesia es muy reducida pues tiene unos 100 palmos escasos de long. y 34 de lat.; pero es una de las mas lindas de su clase y contiene grandiosos cuadros al óleo, de Pablo Juliani, que han llamado la atención de todos los viageros intelijentes, especialmente del famoso D. Vicente Lopez: junto al altar mayor, obra del famoso napolitano Antonio Aliprandi, se halla el sepulcro de D. Diego Benavides, individuo de la familia señorial, cuya losa, formada de variedad de jaspes y mármoles embutidos que describen varios dibujos por el rededor, de mucho gusto, y en la inferior la inscripción ó epitafio». (1)

El convento ocupa el ala norte del Palacio Condal y forma una unidad edificada con el mismo, aunque tiene acceso propio por una puerta con arco de medio punto abierta en una de las torres. La muralla cierra por el este el recinto. El interior no puede visitarse. Hay un patio y un huerto, alrededor de los cuales se desarrollan las estancias de las monjas de clausura. Al exterior, las fachadas del convento son muros ciegos. Tampoco la fachada de la iglesia tiene portadas ni ornamentación, pero es muy interesante el interior barroco, centrado por la tabla de la Virgen del Milagro, patrona de Cocentaina, icono italo-bizantino que lloró lágrimas verdaderas en 1520. El templo tiene planta rectangular de una sola nave con bóveda de cañón con lunetos. En la mitad de la nave se abren dos capillas laterales. A los pies está el coro, cerrado con una reja a través de la cual las monjas asisten a los oficios. El presbiterio es profundo, con un interesante transparente con cupulino que ilumina el altar mayor. La nave se ilumina lateralmente por ventanas con lunetos. Destacan el zócalo de azulejos del siglo XVII, los frescos del presbiterio de J. Ribelles (1777-1779), con cenefas doradas, mármoles y elementos decorativos, y los ocho lienzos de gran formato del napolitano P. Mattei donados en 1697, alusivos a la Virgen del Milagro y a las vidas de Santa Clara y San Francisco. El camarín de la Virgen y el retablo, con decoración barroca, es obra de A. Aliprandi (1704-1705), otro artista italiano que trabajó en los Santos Juanes de Valencia. Destacan los grandes ángeles de bulto, dorados, sobre cornisas, y el escudo de los condes de Cocentaina sobre el altar. (2)

La iglesia se rodea por las edificaciones conventuales excepto en la fachada sur que da a la plaza que está orientada a mediodía. Dicha fachada corresponde al lateral de la epístola, en ella se abre la portada de la iglesia en arco de medio punto. Sobre un primer cuerpo, los contrafuertes que sostienen la cubierta de la nave se hacen externos. A la izquierda, se alza el campanario de planta cuadrada y cubierta piramidal, hueco de campanas en arco de medio punto.

 

La planta mide 25 por 9 metros (15,40 si se incluyen las capillas), es de nave única y las capillas se sitúan entre los contrafuertes. A los pies tiene un coro alto, sobre arco carpanel, con gran ventana enrejada de clausura abierta a la iglesia. La nave tiene tres tramos que se señalan por pilastras que se corresponden con los contrafuertes. Debía tener cuatro capillas a cada lado, pero algunas están ocupadas: entrada principal al templo, sacristía, coro bajo y comulgatorio y alguna otra dependencia conventual. Las pilastras, con capiteles corintios, sostienen un entablamento corrido que sirve de base a la bóveda. El pavimento es de mármol blanco y un zócalo de azulejos con motivos florales rodea toda la iglesia.

El presbiterio es más estrecho que la nave; en el lienzo de cabecera, a cierta altura, está el camarín que alberga el cuadro de la Virgen del Milagro; sobre el cual, un óculo al que se sobrepone la imagen tradicional del Espíritu Santo, una paloma entre rayos y recibe por detrás la luz de la cúpula del camarín creando un efecto óptico teatral.

SU FIESTAS PATRONALES SON : 19  DE  ABRIL según como caiga en el calendario

virgen del milagro la mareta de cocentaina

virgen del milagro la
mareta de cocentaina

 

 

FIESTAS Y TRADICIONES

se celebra el tercer miércoles de Cuaresma en gran parte del Raval de Cocentaina.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

son unos muñecos artesanos que se las cuelga unos carteles en los cuales se expresa la crítica, normalmente negativa. Te puedes meter con Fabra, Rajoy, Obama, Merkel o el Sr. Alcalde, dependiendo del problema que tenga el vecino.

“Descripción de la fiesta No se trata d”una fiesta eminentemente d”alegría y de fruición, por lo menos en su origen. Es más pronto una crítica ante la impotencia que proporciona la situación social y también física de lugar don des “ubica (el” antiguo arrabal moro de Cocentaina) . Los Nanos son muñecos de poca altura, entre 1 y 1,20 metros, que van acompañados d “unos carteles a través de los cuales expresan su crítica, o bien positiva o bien negativa. La fiesta consiste a criticar a la persona que representa el perot. En un primer momento, aparecían colocados (“penjats”)colgado cerca d”algun camino próximo al pueblo, sin que nadie supiese quien les había hecho ni quien los había colgante. Actualmente, los nanos s”ex posen en medio del calle o arrimados a las paredes de las casas bajo la vigilancia de las personas que los han hecho. Asimismo, antes tan solos podían estar expuestos desde l”alba hasta las doce del mediodía, porque la “autoridad munich”

“La fiesta de los Nanos tiene como característica destacada el hecho de que no ha sido aún comercializada ni jerarquizada de ninguna manera, ya que las personas a que participan activamente han mostrado siempre una gran responsabilidad y un absoluto desinterés hacia los premios o las distinciones, que siempre han rechazado. Antes, la función que cumplía era la de criticar, advertir o manifestar una revancha. Era l”única forma d”expresión pública de que se disponía a lo largo de( l”any por criticar l”amo,del )”año por criticar el” dueño, a las autoridades o a quien fuera sin peligro a las posibles consecuencias. El hecho es que se puede constatar que nunca ha habido ningún tipo de represalia por este motivo. Un cambio importando y más actual ha sido la influencia de la televisión, que ha desvirtuado, en parte, el sentido primigenio de la fiesta, ya que ha aportado una temática forastera a la problemática real del pueblo. Asimismo, s”observa también que ha menguado la crítica a las autoridades municipales,”